Hipótesis de conflicto. La invasión de las emociones