La manipulación de las estadísticas: ¿torpeza o delito?

Por Martín Kanenguiser Especial para lanacion.com
(0)
14 de diciembre de 2009  • 15:05

Por Martín Kanenguiser.

Especial para lanacion.com

Hasta ahora el Gobierno ha llevado la delicada cuestión de la manipulación de las estadísticas que lleva a cabo desde 2007 al terreno que más le conviene. Pese a desarrollar sólo gestos cosméticos que no alcanzan para recuperar la credibilidad del Indec, pero que calman a los inversores especulativos, logró restarle preponderancia al tema en la agenda pública.

Sin embargo, la oposición, que ha demostrado tanta habilidad para el entretejido de la conducción de las comisiones en el Parlamento, tiene la oportunidad histórica de cumplir con una de sus promesas preelectorales e impulsar un verdadero cambio en el Indec, que implique el llamado a concurso de los funcionarios con poder de decisión y una verdadera autonomía respecto del humor del funcionario de turno.

Así lo pidieron los representantes de la universidad pública a los que algunos sectores progresistas tildaron de "soberbios" en los últimos días.

Esta presión es clave, porque aunque el ministro Amado Boudou entienda que hay que avanzar algo más en la reforma del Indec -al menos como parte de la estrategia para volver a los mercados- el Gobierno como un todo no tiene la más mínima intención de reconocer que ha cometido un delito.

Primero comenzó subestimando el índice de inflación para pagarle menos a los bonistas que tenían bonos ajustables por CER -tal como lo han reconocido varios kirchneristas conspicuos en forma pública- y luego, cebado por la impunidad, siguió alterando otros índices hasta borrar la credibilidad de los números oficiales.

Como prueba de esta falta de voluntad, cabe destacar las voces que este fin de semana consideraron que la evaporación durante dos años de los datos de la EPH, utilizada como base para medir la pobreza, ha sido simplemente una "torpeza".

Convalidar tal argumento ingenuo implica no entender la raíz del problema: al manipular las estadísticas, con el aporte "intelectual" de Guillermo Moreno, el Gobierno quiso borrar los problemas de la inflación y de la pobreza que no estaba dispuesto a enfrentar.

En todo caso, esta maniobra ilegal que la Justicia investiga en forma excesivamente lenta se cometió en forma tan torpe que no solo no cumplió su objetivo (en lugar de esconder las dificultades, las exacerbó), sino que le restó eficacia a cualquier acción de este Estado al cual con tantas palabras y tan pocos hechos el oficialismo asegura estar defendiendo.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.