Opinión. La peor parte del ajuste ya quedó atrás