La reforma tributaria trajo nervios a la Bolsa

Baja 2,66% por los tributos en carpeta
Javier Blanco
(0)
21 de mayo de 2003  

La reforma tributaria y financiera que impulsará el ministro de Economía, Roberto Lavagna, al comenzar su nueva gestión al frente de esa cartera profundizó ayer un repliegue inversor en la Bolsa porteña y favoreció una ola de ventas de títulos argentinos que se reflejó en un nuevo repunte del olvidado riesgo país.

Los inversores recibieron con recelo dos proyectos en estudio: el que incluiría lo obtenido por rentas financieras dentro del cómputo de la base imponible del impuesto a las Ganancias y el que fijará un impuesto a los capitales extranjeros que se inviertan en activos financieros locales, en la medida en que no respeten un tiempo mínimo de imposición.

Estos dos factores agudizaron una tendencia a la toma de ganancias que ya se había instalado anteayer, pero que esta vez se amplió, alcanzando a las empresas ligadas a la construcción que habían registrado fuertes revalorizaciones en las sesiones previas por la expectativa de los planes de infraestructura del nuevo gobierno.

Y si bien el mercado logró recuperar sobre el final de la rueda parte de las pérdidas, ese envión no alcanzó para revertir la tendencia bajista que había tenido lugar hasta avanzada la tarde, por lo que nadie se sorprendió cuando el cierre de los negocios dejó al índice Merval con un retroceso del 2,66%, que se amplía hasta un 4,4% en lo que va de la semana.

"A las órdenes de ventas que quedaron pendientes del lunes para hacer utilidades se sumaron los rumores sobre la aplicación de gravámenes a la renta financiera, lo cual intranquilizó al mercado", admitió Ricardo Maied, de InterCapital Sociedad de Bolsa.

Las informaciones que ganaron la luz pública en las últimas horas acrecentaron la cautela entre los inversores, que ahora se muestran expectantes sobre los nuevos lineamientos que podrían implementarse para el mercado financiero.

Sobre 65 papeles negociados, 50 registraron bajas, otros 9 finalizaron sin cambios, y sólo 6 subieron. Pero el dato más representativo del mal humor inversor fue que ninguna de las empresas que integran el panel líder (las más demandadas) cerró con mejoras.

Entre las bajas sobresalieron las de Celulosa (-9,64%), Metrogas (-8,79%), Polledo Construcciones (-8,4%) e IRSA (-6,71%). El monto de las transacciones ascendió a $ 43,13 millones (el previo había sido de $ 39,45 millones), incluyendo los $ 14,97 millones que reunieron las empresas extranjeras que se operan por certificados de depósito (Cedear).

"Se notó una marcada intranquilidad por algunas iniciativas, entre ellas, la probable creación de un superente de control encargado de supervisar a los bancos, las AFJP y la operatoria bursátil y de vigilar el movimiento de los capitales especulativos", explicó una alta autoridad del sistema bursátil. La ola de ventas también afectó a los bonos, lo que determinó un aumento de 129 puntos básicos en la tasa de riesgo país, que escaló de 5331 a 5460 puntos, con lo que tocó su mayor valor desde fines de marzo pasado.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.