Las grandes mineras apuestan al largo plazo