Odiaba el tránsito, creó Waze y se la vendió a Google por US$ 1000 millones