Sin alarma en las firmas argentinas

No esperan un impacto en sus ventas
(0)
28 de febrero de 2004  

Las noticias desalentadoras sobre la marcha de la economía brasileña no provocaron demasiado preocupación entre los empresarios y economistas argentinos.

La mayoría de los analistas y hombres de negocios consultados ayer por LA NACION se mostraron confiados en que la economía brasileña retomará la senda del crecimiento durante este año. "El gobierno de Lula está pagando los costos de la incertidumbre originada en el momento de su elección, pero hay que ver la película y no la foto. Hoy la economía brasileña está mucho mejor que hace un año y, según nuestras proyecciones, terminará 2004 con una suba del 3,5 o 4 por ciento", señaló Gabriel Sánchez, director del instituto Ieral, de la Fundación Mediterránea.

El pronóstico optimista es compartido por Dante Sica, ex secretario de Industria y actual titular del Centro de Estudios Bonaerense (CEB). "En realidad, que la economía brasileña haya cerrado 2003 con una pequeña baja no puede sorprender a nadie, y lo importante es que en el último trimestre hubo un crecimiento del 1,5 por ciento", señaló el economista.

Del sector exportador

Entre los empresarios argentinos que exportan a Brasil tampoco se vive en un clima de gran preocupación. " Nosotros exportamos a Brasil trigo y aceite de girasol, productos de la canasta básica que no sentirían en lo inmediato el efecto de una recesión", señaló Alberto Rodríguez, directivo de la Cámara de la Industria Aceitera de la República Argentina (Ciara). "La crisis tendría que ser muy fuerte para que el sector tenga menores ventas", agregó.

En General Motors también coinciden en que no hay mayores motivos de alarma. "Si esto hubiera pasado hace 3 años me hubiera preocupado porque entonces exportábamos el 80% de nuestra producción", opinó Alberto García Carmona, director de la automotriz. "Hoy la situación es diferente: el 90% de nuestras exportaciones van a Chile y México", agregó.

García Carmona destacó que los modelos que se están vendiendo a Brasil apuntan a nichos muy específicos del mercado que no son tan afectados por las crisis, como los utilitarios o los autos deportivos.

En cambio, entre los que mostraron mayor preocupación por la evolución de la economía brasileña figuran los fabricantes de productos químicos.

"Muchos productores esperábamos un crecimiento de Brasil que arrastre al resto de la región, y eso por ahora no será posible", dijo José María Fumagalli, director ejecutivo de la Cámara de Industrias Químicas y Petroquímicas.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.