Tras la rebaja crediticia de Petrobras, hay inquietud sobre la deuda de Brasil