Editorial II. La persecución a Jaime Smart