Qom, los eternos postergados

(0)
17 de agosto de 2013  

El vértigo de las diarias noticias fácilmente hace olvidar las que son centrales para una comunidad pequeña como la qom, tan castigada e indefensa. Como si sus padecimientos fueran pocos, ahora han sido utilizados como carne de cañón electoral por la propia jefa del Estado, cuando aseguró días atrás que el oficialismo había ganado en la comunidad La Primavera. Justamente, es esta comunidad qom la que viene reclamando desde hace tiempo el otorgamiento de documentos de identidad para sus integrantes y que tampoco esta vez llegaron.

Asombra que el habitual silencio oficial ante el drama de estos indígenas haya sido roto de manera tan equivocada. Sobre todo, porque nunca se había reaccionado ante tantas muertes violentas que vienen sufriendo. Nos referimos, por ejemplo, al asesinato de la joven Juana Gómez, la adolescente de 15 años que fue encontrada muerta, a fines de julio pasado, en la localidad de Quitipili, en Chaco, o la muerte, ocurrida a principios de año, del adolescente de 12 años Imer Flores, cuyo cadáver apareció tan dañado que sólo se lo pudo reconocer por un tatuaje. Estos dos casos no difieren demasiado de otros ocurridos anteriormente, tanto en la provincia de Chaco como en la de Formosa. Ni siquiera el encuentro sostenido en junio pasado entre el papa Francisco y el dirigente Félix Díaz, a instancias del premio Nobel de la Paz Adolfo Pérez Esquivel, logró para ellos una mejora en el trato oficial.

Varias veces, ante muertes como las mencionadas, surge la misma sospecha: que el motivo del crimen haya sido por "discriminación u odio racial". Cuando Pablo Denardi, representante de la comunidad Qompi Voque Naqockta, se refirió al asesinato de Juana Gómez, pidió "a toda la sociedad rockshe (blanca)" que ayudara a su comunidad para que este nuevo caso no quede impune y se haga justicia. Pero no se trata sólo del maltrato, las persecuciones y las muertes; se trata también del hambre y la marginalidad que experimentan estos argentinos, a los que la mayoría de las veces los mismos dirigentes políticos que tienen la obligación de velar por su seguridad suelen engañar con vanas promesas de justicia.

En una sociedad como la nuestra, en la que todos sufrimos por la inseguridad, algunos pueblos indígenas como los qom están aún más expuestos. Han sido explotados, ignorados y menospreciados por décadas, como para que reciban el respeto y la comprensión que se merecen, sobre todo de parte de las comunidades de aquellos a los que ellos llaman "blancos" y en las que se ven obligados a sobrevivir, y que deberían ser las primeras en reconocer su valor y sus derechos como ciudadanos argentinos plenos .

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.