Atento a la tensión regional, Uruguay define si hace un giro a la centroderecha tras 15 años

Elecciones en Uruguay
Elecciones en Uruguay
Lacalle Pou, del Partido Nacional, llega como favorito para el ballottage de hoy, mientras Martínez busca mantener al Frente Amplio como faro de la izquierda
Nelson Fernández
(0)
24 de noviembre de 2019  

MONTEVIDEO.- En medio de las tensiones regionales que se expandieron en las ultimas semanas, Uruguay elige hoy en ballottage al octavo presidente de esta era democrática entre Daniel Martínez, como abanderado del oficialista Frente Amplio (FA), y Luis Lacalle Pou, del Partido Nacional (blanco), que lidera una coalición de cinco partidos opositores y que, según las encuestas, es el favorito en la contienda. Las urnas definirán si este país de 3,5 millones de habitantes sigue como un faro para la izquierda regional o da un giro hacia la centroderecha tras 15 años de gobiernos del FA.

Lacalle Pou llega como favorito para suceder al presidente Tabaré Vázquez (con una intención de voto de entre 49,9% a 51,5%, frente al 43%-44,5% de su rival), mientras que el partido oficialista no se recuperó del resultado de la primera vuelta del 27 de octubre, cuando Martínez fue el candidato más votado, pero perdió la mayoría parlamentaria en el Senado y en Diputados, que mantenía desde 2005, en tres legislaturas.

El revés para el FA se produjo por la demanda de un sector de la sociedad de un cambio, tanto en la seguridad pública como en la economía, y esas expectativas serán un desafío para el próximo gobierno: en medio de la chispa que encendió las protestas en la región, con epicentro en Chile y Bolivia, dirigentes y analistas advierten sobre los riesgos de conflictividad social y sindical, fundamentalmente si gana Lacalle Pou, ya que la izquierda es la que tiene mayor militancia en organizaciones gremiales.

Luis Lacalle Pou
Luis Lacalle Pou Fuente: AP

"Todas las olas políticas que hubo en América Latina siempre llegan a Uruguay. Amortiguadas, pero llegan. Y así fue con las de gobiernos militares, la de recuperación democrática, la de gobiernos liberales y la de progresistas. Todas llegaron pero con versiones moderadas", señaló el sociólogo Ignacio Zuasnabar sobre la probabilidad de manifestaciones violentas como se han visto en Chile, Ecuador, Colombia y Bolivia. "Esperamos que no, pero si esto se transforma en una de ola de movilizaciones y protesta social en América Latina, en Uruguay llegará en algún momento el efecto imitación, más moderado, pero quizá lo tengamos", añadió.

En medio de la campaña, la propia vicepresidenta uruguaya, Lucía Topolansky, advirtió sobre problemas de ese tipo en caso que el FA perdiera el ballottage. Topolansky acaba de ser reelecta senadora y es la esposa del expresidente José "Pepe" Mujica: ambos fueron los dos primeros titulares de la lista al Senado del Movimiento de Participación Popular (MPP).

"El primer año de gobierno de una coalición de derecha generará una enorme movilización social. Me parece muy dudoso que esa coalición pueda resistir, eso generará mucha inestabilidad en Uruguay", advirtió Topolansky.

La ex guerrillera y actual dirigente del MLN-Tupamaros y del MPP dijo que no convocaba a hacer lo mismo que en otros países, sino que creía que eso pasaría porque los sindicatos no estarían dispuestos a permitir que se le quiten derechos ganados en gobiernos de izquierda.

Empero, dirigentes del FA aseguran que Mujica está dispuesto a que, si hay desbordes, hará una llamado a poner freno a manifestaciones. "Si nos toca ser oposición seremos oposición y no esperen que estemos con una piedra en cada mano", expresó el expresidente y senador electo.

El debate gira sobre el estancamiento de la economía, con varios sectores en recesión, y la caída de inversión que se da desde 2015, lo que se tradujo en pérdida de empleo en cada año.

El gobierno de Tabaré Vázquez deja un déficit fiscal del entorno de 5% del PIB lo que obliga a un ajuste para evitar la pérdida de "grado inversor" que asignan las calificadoras de riesgo. Lacalle Pou se comprometió a no aumentar impuestos y a bajar el gasto público en una eventual gestión; en la izquierda anuncian resistencia sindical a medidas de ese tipo.

Lacalle Pou quiere adoptar medidas rápidas, para lo que acordó con los partidos Colorado (liberales y socialdemócratas), Cabildo Abierto (derecha), Independiente (centroizquierda) y De la Gente una serie de reformas a votar con una Ley de Urgencia en los primeros 90 días.

A las 8 de hoy se abren las 7122 mesas para 2.699.847 votantes habilitados; no hay voto consular ni epistolar. Habrá solo dos boletas, una con la fórmula Lacalle Pou-Beatriz Argimón, y otra con Martínez-Graciela Villar. Por primera vez, una mujer será elegida para la vicepresidencia y presidencia del Parlamento. Topolansky ocupa el cargo por la renuncia del vice de este período, Raúl Sendic, el ahijado político de Mujica, que cayó por un proceso de corrupción.

Martínez es un ingeniero industrial mecánico de 62 años, que milita en el Partido Socialista desde 1973; fue dirigente sindical, presidente del ente petrolero estatal (2005-2008), ministro de Industria (2008-2009), senador (2010-2015) y jefe de gobierno de Montevideo (2015-2019).

Lacalle Pou es un abogado de 46 años, hijo de un presidente uruguayo (Luis Alberto Lacalle), diputado en tres períodos seguidos (2000-2015), candidato presidencial en 2014 que perdió en segunda vuelta, y senador (2005-2019). Quien gane asumirá el próximo 1º de marzo.

Cinco claves de la elección en uruguay

El posible regreso de la centroderecha al poder se daría en un momento de agitación de la política regional

El Frente Amplio, en su hora más difícil

  • Con su triunfo en 2004 la izquierda uruguaya obtuvo por primera vez la presidencia del país, de la mano de Tabaré, que fue sucedido por Mujica, antes de su regreso; 15 años después, y tras obtener logros en crecimiento y equidad, el FA acusa el desgaste

La alianza que le da impulso a la centroderecha

  • Estas elecciones podrían devolver al poder a los conservadores del Partido Nacional, una de las dos formaciones tradicionales del país; su candidato, Lacalle Pou, se afirmó de cara al ballottage tras conseguir la adhesión de otros cuatro partidos, entre ellos, el Colorado

Un contexto regional de tensión social y política

  • Los comicios se dan en un contexto de tensión regional, sobre todo en Bolivia y Chile, y también en Colombia; reconocido por su estabilidad política, económica y social, Uruguay pareciera estar inmune, pero las señales de desaceleración encienden las alarmas

La delicada relación con sus dos vecinos

  • El nuevo presidente deberá convivir con las corrientes cruzadas del ultraderechista Jair Bolsonaro, en Brasil, que expresó su respaldo a Lacalle Pou, y Alberto Fernández, en la Argentina, que le dio su bendición al candidato del FA, Daniel Martínez

El voto de los residentes uruguayos en la Argentina

  • El FA espera contar con una gran afluencia de los uruguayos residentes en la Argentina, que en su mayoría suelen votar a la izquierda y cuyo impacto en las urnas ya se sintió en el pasado; se estima que unas 20.000 personas podrían cruzar para sufragar hoy

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.