Bajo crítica, la Unasur envía su misión a Venezuela

Los cancilleres de Brasil, Ecuador y Colombia llegarán esta semana; Ledezma, imputado por conspiración
(0)
22 de febrero de 2015  

CARACAS.- Cuestionada por su tibieza, la Unión de Naciones Sudamericanas (Unasur) enviará esta semana una misión para evaluar la recalentada situación política en Venezuela, donde ayer el detenido alcalde de Caracas, Antonio Ledezma, fue acusado de conspiración y asociación para delinquir.

El alcalde fue imputado formalmente y trasladado a la prisión de Ramo Verde, donde otro líder opositor permanece encerrado desde hace un año.

Allí estará confinado cuando esta semana viaje a Caracas la comisión de la Unasur designada por el secretario general de la organización, el ex presidente colombiano Ernesto Samper, anteayer y ayer fue cuestionado por la tibia reacción del bloque ante la detención de Ledezma.

"La Unasur designó a los cancilleres de Brasil, Ecuador y Colombia para establecer una relación directa con el gobierno. Esa visita tendrá lugar seguramente la semana entrante [por ésta] y a partir de esa visita se convocará a una reunión de cancilleres para estudiar las posibles salidas y buscar espacios de comunicación", dijo Samper anteayer a la noche.

El funcionario declaró a la cadena de radio colombiana Caracol que en los últimos días la Unasur estuvo dedicada casi exclusivamente a monitorear la situación de Venezuela, aunque se abstuvo de opinar sobre los acontecimientos con el argumento de que ésa no es su tarea.

"Somos conscientes de que el papel nuestro es abrir espacios, encontrar salidas y preservar la institucionalidad. Los principios con los cuales estamos actuando en la secretaría general de la Unasur los comparten todos los países y hay absoluta coincidencia en que tenemos que trabajar de manera discreta y eficaz", señaló.

Menos discreto fue el gobierno cuando envió decenas de uniformados con armas largas para el arresto realizado en la oficina de Ledezma, la tarde del jueves, en un operativo en el que, según imágenes de cámaras de seguridad y denuncias de sus colaboradores, hubo golpes y vejaciones. El tribunal sexto de control de Caracas completó la secuencia al dictar su imputación con los cargos de conspiración y asociación para delinquir y enviarlo a la cárcel para procesados militares de Ramo Verde, donde el también dirigente opositor Leopoldo López purga una pena indefinida desde febrero de 2014.

López, dirigente del partido Voluntad Popular, está acusado de instigar las protestas del año pasado contra el gobierno, que entre febrero y mayo dejaron 43 muertos y cientos de heridos en distintas ciudades, muchos de ellos víctimas de las refriegas entre manifestantes parapetados en barricadas y fuerzas de la Guardia Nacional, o sometidos a las violentas intervenciones de fuerzas parapoliciales afines al chavismo.

Ledezma fue acusado por Maduro la semana pasada de conspirar contra su gobierno, luego de la publicación de un manifiesto que el alcalde firmó con López y la ex diputada María Corina Machado, otra opositora denostada por la plana mayor del chavismo. En ese texto planteaban un gobierno de "transición" para enfrentar la crisis económica del país.

Venezuela está presa de un descomunal desorden económico que se manifiesta en el índice de inflación más alto del mundo, el desabastecimiento crónico de bienes de primera necesidad y un cepo al dólar que lleva más de 10 años y con múltiples sistemas de cambio que el gobierno suele lanzar como paliativos.

El manifiesto que Ledezma, López y Machado difundieron públicamente es la prueba, según sostiene Maduro y otros dirigentes oficialistas, de la trama que la oposición estaría urdiendo en connivencia con militares locales y el gobierno de Estados Unidos para derrocarlo.

"En Venezuela no hay intocables y todo el que se meta a golpista debe saber que lo espera la Justicia, llámese como se llame. Se acabó el tiempo de la oligarquía en Venezuela", dijo Maduro entre las justificaciones del arresto de Ledezma.

"El gran montaje chavista"

La Fiscalía General sostiene además que el caso de Ledezma está vinculado con el de varios estudiantes detenidos en Colombia y extraditados a Venezuela el año pasado, quienes enfrentan cargos de presuntos planes conspirativos. Para la oposición, sin embargo, el verdadero golpe lo dio el gobierno con la detención de Ledezma, al denegar la voluntad de los caraqueños que en octubre de 2013 reeligieron a su alcalde por más de 700.000 votos en cinco municipios de la zona metropolitana.

Gerardo Blyde, alcalde del municipio de Baruta y vocero de la Asociación de Alcaldes de Venezuela, denunció el "gran montaje" del chavismo para distraer a la población de los verdaderos problemas del país, y criticó que la prueba para inculpar a Ledezma en un golpe de Estado haya sido un mero aviso de prensa.

"Éste sería el primer país del mundo donde quien pretende derrocar un gobierno lo haga a través de un comunicado", señaló Blyde. Lejos de amedrentarse, la Asociación de Alcaldes anunciará la semana que viene acciones de calle y protestas, que se realizarán en los municipios.

Luego de ser detenido, Ledezma fue llevado a la sede del Servicio Bolivariano de Inteligencia (Sebin), desde donde fue trasladado anteanoche a la audiencia del tribunal de Caracas que dictó la imputación, antes de terminar en Ramo Verde.

Agencias DPA, AP y Reuters

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.