Opinión. Conspiraciones, corrupción y cambio climático