En un mes, dos casos. Otra renuncia de un ministro en Brasil por corrupción