Crisis migratoria: conmoción por la muerte de otro niño en la frontera de EE.UU.

n niño inmigrante originario de Guatemala que estaba bajo custodia del Gobierno de Estados Unidos murió hoy en un hospital del estado de Nuevo México después de haber cruzado irregularmente la frontera con México, informó la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP)
n niño inmigrante originario de Guatemala que estaba bajo custodia del Gobierno de Estados Unidos murió hoy en un hospital del estado de Nuevo México después de haber cruzado irregularmente la frontera con México, informó la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP) Fuente: AFP
(0)
25 de diciembre de 2018  • 20:23

HOUSTON.- Después de que se conociera la trágica historia de Jakelin Caal, otro niño guatemalteco murió este martes mientras estaba bajo reguardo de las autoridades de inmigración estadounidenses. Se trata del segundo caso de un niño migrante que muere este mes estando bajo custodia federal en Estados Unidos .

La Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP, por sus siglas en inglés) dijo en un comunicado de prensa que el menor falleció después de la medianoche por causas que aún se desconocen.

Según la oficina estatal, el niño "mostraba síntomas de una potencial enfermedad" el lunes y fue llevado junto con su padre a un hospital en Alamogordo, Nuevo México. Allí, agregó la agencia, se diagnosticó que el menor estaba resfriado y tenía fiebre. Se le recetó amoxicilina e ibuprofeno y fue dado de alta el lunes después de estar 90 minutos bajo observación, se detalló.

La CBP dijo que esa misma noche el niño fue llevado de vuelta al hospital con náuseas y vómitos y que falleció poco después. Añadió que no se ha determinado la causa de fallecimiento, y que avisó tanto a la inspectoría interna del Departamento de Seguridad Nacional como al gobierno de Guatemala.

De acuerdo con el Ministerio de Exteriores de Guatemala , padre e hijo entraron a Estados Unidos por El Paso, Texas, el 18 de diciembre, y el domingo pasado fueron trasladados a la estación de la Patrulla Fronteriza en Alamogordo, a unos 145 kilómetros de la frontera entre México y Estados Unidos en El Paso, Texas.

La agencia fronteriza prometió "una investigación exhaustiva e independiente de las circunstancias".

A comienzos del mes, una niña guatemalteca de 7 años falleció después de ser detenida por agentes fronterizos. El cadáver de Jalelin Caal regresó al remoto pueblo de su familia el lunes de esta semana.

Reclamo de la oposición

Legisladores demócratas y defensores de los migrantes criticaron duramente a la agencia fronteriza por la muerte de la niña, y cuestionaron si los agentes fronterizos hubieran podido evitar su fallecimiento si la hubieran trasladado más rápido en ambulancia aérea. La CBP informó que pasaron varias horas para que transportaran a Jakelin y su papá desde una remota instalación de la Patrulla Fronteriza a una estación más grande y luego a un hospital en El Paso.

Por su parte, el gobierno de Guatemala solicitó hoy mediante un comunicado una investigación "clara" y en "resguardo" del debido proceso acerca de la muerte del segundo menor en menos de un mes bajo la custodia de la Patrulla Fronteriza estadounidense.

La causa de la muerte "está en investigación", sostuvo la Cancillería, que ya pidió una respuesta acerca del fallecimiento el 8 de diciembre de la menor Jakelin Caal, quien 48 horas después de haber sido detenida junto a su padre en la frontera de Estados Unidos murió en similares condiciones.

La muerte del pequeño se dio en medio de la crisis migratoria en la frontera entre México y Estados Unidos, donde miles de centroamericanos esperan en la ciudad mexicana de Tijuana poder pedir asilo en el vecino del Norte.

La batalla presupuestal generó un cierre parcial de las operaciones del gobierno. La Casa Blanca no comentó el martes sobre la muerte del niño. Las autoridades de la CBP y de la Patrulla Fronteriza siguen trabajando pese al cierre de operaciones del gobierno.

El número de detención de inmigrantes indocumentados en esa frontera está rompiendo récords este año, con un aumento de 11% en el año fiscal 2018, que concluyó en septiembre.

Según informó a principios de este mes el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas, 158.581 personas fueron detenidas entre el 1 de octubre de 2017 y el 30 de septiembre de 2018. Se trata de la cifra más alta registrada en los últimos dos años y es el número más alto desde 2014.

Agencias AP y Télam

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.