El escenario. Dos tragedias que alimentan el gran desvelo de Michelle Bachelet, la desigualdad