EE.UU. retomó su ofensiva en Afganistán con más bombardeos

Las fuerzas especiales dieron muerte a una decena de miembros de Al-Qaeda
(0)
25 de enero de 2002  

WASHINGTON.- Las fuerzas especiales estadounidenses dieron muerte ayer a una decena de miembros de Al-Qaeda y detuvieron a otros 27, durante una incursión en Afganistán contra dos campos del grupo terrorista, que parecieron marcar un recrudecimiento de la campaña aliada en ese país.

Un comando estadounidense de las fuerzas especiales fue herido en el tobillo durante esta operación, precisaron fuentes del Pentágono. El soldado fue trasladado a una instalación médica y se halla "en situación estable. Su herida no constituye una amenaza para su vida", afirmó Dan Keesee, vocero del Comando Central estadounidense.

El combate tuvo lugar en el sur de Afganistán, a unos 65 kilómetros de Kandahar, cuando un contingente de las fuerzas especiales norteamericanas fue enviado a interceptar a un grupo armado de talibanes que había sido detectado, dijeron las fuentes consultadas.

El jefe del Estado Mayor Conjunto, general Richard Myers, confirmó que las fuerzas especiales capturaron a 27 prisioneros, pero evitó precisar el número de muertes del otro bando, que fue indicado por otras fuentes militares.

"No nos dedicamos a difundir el número de muertos o heridos del enemigo. Nos preocupamos por nuestras bajas", dijo el secretario de Defensa, Donald Rumsfeld, para justificar la falta de información oficial al respecto.

Además, aviones estadounidenses volvieron a bombardear intensamente ayer una presunta base de Al-Qaeda en Chargoti Ghar, en la provincia de Jost (este de Afganistán), según informó la agencia Afghan Islamic Press (AIP).

Llamas y polvo

La agencia, que cita a habitantes de la ciudad fronteriza de Ali Zai, en el distrito de Parachinar (noroeste de Paquistán), precisó que cayeron bombas cerca de la frontera.

Varios testigos observaron llamas y nubes de polvo en el lugar del bombardeo, pero no había informaciones sobre víctimas eventuales.

Chargoti Ghar era una antigua base de combatientes árabes, pero no había señales recientes de su presencia en ella, según la agencia con base en Paquistán.

El bombardeo de ayer es el segundo en Jost en diez días. El 14 del actual, el Pentágono afirmó que sus bombardeos habían destruido un laberinto de cuevas en Zhawar, en la misma provincia. El objetivo de los bombardeos era cerrar las entradas de los subterráneos para impedir que los combatientes de Al-Qaeda regresaran a sus antiguas bases.

Osama ben Laden y el dirigente supremo de los talibanes, el mullah Mohammed Omar, lograron hasta ahora escapar a la persecución militar desencadenada por Estados Unidos desde el 7 de este mes.

Paquistán

  • ISLAMABAD (ANSA).- Una explosión que no causó víctimas se produjo ayer frente a la embajada de Gran Bretaña en Paquistán. Un vocero de la legación explicó que "la explosión se produjo en un lugar donde se estacionan los coches del personal" de la representación diplomática.
  • ADEMÁS
    Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

    Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?