El dolor de Mino, la perra que sigue junto a la tumba del nene que fue su dueño