El escape del "Zuckerberg ruso", señal de la creciente censura del Kremlin