El gobierno de Rajoy considera que el independentismo de Cataluña es "un golpe de Estado"