El autor de la masacre en un club de Orlando fue abatido por la policía