Empieza la carrera por la Casa Blanca: el republicano Ted Cruz será candidato

El senador por Texas, de origen hispano y abanderado del grupo ultraconservador Tea Party, es el primero en anunciar que competirá en las primarias del partido
Silvia Pisani
(0)
24 de marzo de 2015  

WASHINGTON.- Faltan 20 meses para las elecciones presidenciales en Estados Unidos, pero en el bando republicano ya se largó la carrera para la Casa Blanca con el anuncio formal del senador ultraconservador Ted Cruz de que aspira -aunque tal vez demasiado- a quedarse con el puesto que Barack Obama dejará vacante en enero de 2017.

De origen hispano, nacido en Canadá, Cruz es, dentro de los republicanos, el último en preferencia de voto, según las encuestas. Corre octavo, con apenas 4% de simpatía dentro de los electores de su partido.

Pero es, a la vez, sumamente capaz para hacerse conocer, para ganar espacio y para convertirse en una de las figuras más polarizantes dentro del bloque partidario en el Senado. Algo que llama especialmente la atención si se tiene en cuenta que está allí desde hace apenas tres años.

Defensor a ultranza de las ideas del conservador Tea Party, tiene potencialidad para crecer y, más que eso, de forzar un corrimiento hacia la derecha de su partido y de rescatar, desde el comienzo, el ideario de ese movimiento popular como punto de partida.

"Es posible que Cruz tenga casi nulas posibilidades de llegar a quedarse con la candidatura. Pero lo que está haciendo con este movimiento es convertirse en vehículo para forzar un corrimiento hacia la derecha de la agenda del partido", dijo a LA NACION Claire Walker, analista de la George Washington University.

Defensor del derecho a portar armas y crítico del aborto, Cruz casi podría definirse como un "anti-Obama". Es uno de los más feroces opositores de todo aquello con lo que el presidente hizo bandera.

Sobre todo, de la reforma de salud -a la que repudia como uno de los peores males de esta administración-, así como todo lo que huela a reforma migratoria. "En este país, lo que hace falta es controlar las fronteras con el mismo ahínco con el que los inspectores revisan nuestros impuestos", dijo en algún momento.

No extraña por eso que, pese a que es hispano y puede expresarse bien en español, no sea querido entre la población de ese origen en este país. "Es triste que sea uno de los nuestros el que no piense en otra cosa más que en cerrar la puerta a quien viene en busca de mejores oportunidades", sintetizó la plataforma Dream Action Coalition, en sintonía con otras organizaciones que trabajan con inmigrantes.

Haber arrancado antes le facilita hacer ruido y generar cierto espacio. Muy lejos de quedarse con la candidatura, su lanzamiento prenuncia un feroz debate y tironeo dentro del partido y da oxígeno a quienes piensan que las derrotas en las dos últimas elecciones -de 2008 y de 2012- se debieron no a que el partido se inclina hacia la derecha, sino a que "no es suficientemente de derecha".

"Si queremos diferenciarnos de los demócratas no podemos presentar a una especie de demócrata aggiornado", suele escucharse entre sus seguidores. Nunca hubo allí entusiasmo por los dos últimos candidatos derrotados: Mitt Romney, en 2012, y John McCain, en 2008. "Hay que volver a rescatar el verdadero Estados Unidos", dice Cruz.

El favorito para hacerse con la candidatura es Jeb Bush, ex gobernador de Florida e hijo y hermano de ex presidentes. Según un sondeo de CNN, tiene el 16% de apoyo entre los votantes partidarios. Hasta ahora, los dos revelaron sus intenciones a través de Twitter. "Hoy les anuncio que me lanzo a la candidatura presidencial. Espero contar con su apoyo", escribió ayer Cruz. Su cuenta tiene 370.000 seguidores.

Bush no fue tan lejos. "Estoy considerando la idea de lanzarme a la candidatura", escribió en diciembre. Todavía no hizo el anuncio formal, pero se la pasa recorriendo el país y reuniéndose con posibles donantes. Será Bush el favorito en las encuestas, pero tiene muchos menos seguidores que su carismático adversario: apenas 171.000 en su sitio oficial.

La misma encuesta califica a otros seis potenciales candidatos. El gobernador de Wisconsin, Scott Walker, con 13%, y el senador Rand Paul, con 12%, están casi pisándole los talones al favorito. Luego, un poco más lejos, siguen el ex gobernador de Arkansas Mike Huckabee, con 10%; el neurocirujano afroamericano Ben Carson, con 9%; el gobernador de Nueva Jersey, Chris Christie, con 7%, y el senador hispano por Florida Marco Rubio, con 7%. Es posible que Rubio anuncie su campaña dentro de muy poco.

Los demócratas, en tanto, guardan silencio. La favorita es la ex primera dama y ex secretaria de Estado Hillary Clinton, a la que la misma encuesta de la CNN le da 62% de imagen positiva dentro de su partido. Una condición que, para muchos, la hace casi imbatible.

Hay quienes consideran, sin embargo, que ese miedo a competir con Hillary no es del todo razonable. "Lanzarse contra Hillary puede ser una buena estrategia para un aspirante a colocar su nombre y hacer ruido", terció Walker.

Por ahora, Hillary no abre la boca. También se mira al vicepresidente Joe Biden y a la senadora por Massachusetts Elizabeth Warren. Pero ninguno de los dos le hace sombra. Una de las posibilidades es que, si Jeb Bush y Hillary Clinton logran la nominación de sus partidos, las elecciones se diriman entre las dos familias que, desde los 80, dominaron la vida política de este país.

Pero, por ahora, y de la mano de Cruz, lo único que está claro es que el ideario del Tea Party busca su espacio en el camino a la Casa Blanca.

Un ferviente crítico de Obama

Rechaza las reformas sanitaria y migratoria

Ted Cruz

Senador republicano

Profesión: abogado

Edad: 44 años

Origen: Canadá

Orígenes

De padre cubano y madre norteamericana, nació en Canadá en 1970. Con profundas creencias evangélicas, pasó por Harvard y Princeton. Conoció a su esposa, Heidi, con quien tiene dos hijas, mientras era asesor en la campaña de George W. Bush (1999-2000); hace poco renunció a su ciudadanía canadiense

Ideas

Es uno de los principales rostros del Tea Party, el ala ultraconservadora del Partido Republicano. Sus críticas a la Casa Blanca abarcan toda la agenda del gobierno, desde su postura en política exterior -en especial el enfriamiento de las relaciones con Israel- hasta las reformas sanitaria y migratoria

Discurso récord

Captó la atención mundial en 2013 al forzar el cierre parcial del gobierno tras bloquear la votación del presupuesto si no se eliminaban los fondos para la reforma sanitaria: Cruz estuvo 21 horas en el atril para trabar el proyecto, un episodio muy recordado en el que llegó a leerles un par de cuentos a sus hijas

Del editor: qué significa. El anuncio de Cruz podría acelerar una feroz batalla interna entre las facciones más conservadoras y las moderadas en el Partido Republicano.

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.