Homofóbico y violento, el tirador había estado en la mira del FBI