Juan Guaidó: "Hay que acelerar el proceso, ya esto no se aguanta más"

Guaidó en una de las protestas de este sábado
Guaidó en una de las protestas de este sábado Crédito: Twitter.com
(0)
30 de marzo de 2019  • 14:14

CARACAS.- Los simpatizantes del presidente Nicolás Maduro y del líder opositor Juan Guaidó salieron hoy a las calles para manifestarse, apenas horas después de una tercera serie de apagones nacionales en 20 días que mantienen colapsado los servicios de agua, transporte y las telecomunicaciones en Venezuela .

Las fuerzas de seguridad dispersaron con gases lacrimógenos parte de las manifestaciones opositoras en Caracas e impidieron que se concentraran en algunos puntos del oeste de la capital, mientras Guaidó convocaba a una gran protesta nacional para el sábado próximo.

"Hay que acelerar el proceso, ya esto no se aguanta más. El próximo 6 de abril debemos completar la primera fase del proceso de la Operación Libertad", dijo ante una multitud en la localidad de los Teques, a 20 kilómetros de Caracas.

Ese día se unirán las fuerzas armadas y los empleados públicos "para que no se sometan más a este régimen, sino a la democracia", sostuvo Guaidó durante el primero de los tres actos que lideró en el estado de Miranda en repudio por la falta de luz y agua, la expresión más reciente del vertiginoso colapso del país.

Guaidó en una de las protestas de este sábado
Guaidó en una de las protestas de este sábado Crédito: Twitter.com

Guaidó, que presiona por la salida de Maduro, la instalación de un gobierno de transición y el llamado a elecciones, dijo que estaban congregados ahí para rechazar "la burla y las mentiras sobre la crisis eléctrica".

"¡Se les fue de las manos el problema que crearon!", lanzó.

Miles de personas, muchos de ellos empleados públicos, se vieron forzadas a caminar largas distancias el viernes en medio de la oscuridad debido a la ausencia endémica de colectivos y la paralización del servicio del subte, que transporta a unos tres millones de personas por día.

Pese a que protestaban pacíficamente, los manifestantes opositores que salieron a las calles acabaron enfrentados con las fuerzas de seguridad en algunos lugares de Caracas, luego de que agentes de la Policía Nacional con equipos antimotines los forzaron a dispersarse, particularmente en áreas donde los seguidores oficialistas se concentraban a corta distancia.

"Me niego a irme de Venezuela porque estoy segura de que hay mucho por lo que luchar. (...) Nos mantendremos en la calle luchando", dijo una opositora que se identificó como Andrea en uno de los puntos de fricción en la capital.

"Aquí se va la luz cada ratico (rato), no tenemos agua, no tenemos internet, aquí el servicio de agua está pésimo desde hace un año y con estos cortes de luz se ha agravado muchísimo más; aquí hay personas mayores, hay niños, tenemos necesidad de los servicios", afirmó otra manifestante que se juntó con sus vecinos para protestar en medio de cacerolazos.

Los partidarios de Maduro, por su parte, salieron en una "marcha antiimperialista por la paz" desde varios puntos de Caracas rumbo a una plaza del centro para rechazar la "injerencia" de Estados Unidos y Europa en los asuntos internos del país, y para expresar su solidaridad con los trabajadores de la corporación estatal Corpoelec.

Este organismo está en el ojo de la tormenta por lo que muchos consideran un ejemplo perfecto de ineficiencia y corrupción. Los expertos señalan a sus administradores y a los gobiernos de Maduro y su predecesor, Hugo Chávez, como los responsables de que por la falta de mantenimiento el sistema eléctrico tenga instalaciones casi en ruinas.

Maduro convocó al igual que Guaidó a "una gran movilización" para "decirle no al terrorismo imperial", y pidió a los "colectivos" o grupos de choque chavistas "cero tolerancia con las guarimbas", como llama a las protestas violentas.

"Ellos incitan al odio, nosotros llamamos al amor, ellos incitan a la guerra y nosotros hacemos un llamado cotidianamente a la paz", dijo Jesús Camargo, coordinador de movimientos sociales del chavismo.

El gobierno de Maduro atribuye la crisis energética que tiene el país a oscuras a presuntos "ataques" de la oposición, apoyados por Estados Unidos, contra la central hidroeléctrica de Guri, que genera el 80% de la energía que consume el país.

Estas manifestaciones paralelas se volvieron un patrón en las últimas semanas en Venezuela, a medida que las facciones enfrentadas luchan por el poder en un país que sufre turbulencias económicas y una alarmante crisis humanitaria.

Los mítines sucedieron además horas después de que la Cruz Roja dijo que está lista para entregar ayuda humanitaria a Venezuela el mes próximo.

Agencias AFP, ANSA y AP

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.