La Comisión de la Verdad pide anular la amnistía en Brasil

Le presentó a Dilma el informe final en el que identifica y responsabiliza a 377 agentes del Estado de 434 asesinatos y desapariciones
Alberto Armendáriz
(0)
11 de diciembre de 2014  

RÍO DE JANEIRO.- Con un llamado a acabar con la impunidad y una recomendación para que los represores de la última dictadura en Brasil sean juzgados pese a la ley de amnistía, la Comisión Nacional de la Verdad (CNV) presentó ayer a una conmovida presidenta Dilma Rousseff su informe final sobre las sistemáticas violaciones de los derechos humanos ocurridas entre 1964 y 1985.

"La CNV constató que la práctica de detenciones ilegales y arbitrarias, tortura, ejecuciones, desapariciones forzadas y ocultamiento de cadáveres por agentes del Estado durante la dictadura militar caracterizó el acometimiento de crímenes contra la humanidad", sostuvo el texto, que por ese motivo los considera imprescriptibles e identificó a 377 personas responsables por esas prácticas.

Si bien la opinión de la CNV no es vinculante, se espera que el informe abra ahora un fuerte debate en la sociedad sobre la ley de amnistía aprobada por los propios militares en 1979, que el Supremo Tribunal Federal ratificó en 2010. Ni siquiera dentro de la CNV las posturas fueron unánimes: uno de sus siete miembros se expresó en contra de anular esa legislación, que ha protegido hasta ahora a los represores, pese a la presión de organismos internacionales como la Corte Interamericana de Derechos Humanos.

"Las leyes de autoamnistía constituyen un ilícito internacional; perpetúan la impunidad y propician una injusticia continua, impidiendo a las víctimas y a sus familiares el acceso a la justicia, en afrenta directa al deber del Estado de investigar, procesar, juzgar y reparar las graves violaciones de los derechos humanos", subrayó el informe entregado en el Palacio del Planalto a Dilma, en el que se detallan 434 casos comprobados de muertos y desaparecidos políticos durante el régimen militar, aunque se apuntó que las víctimas son muchas más, contando campesinos e indígenas.

Le corresponde entonces a la justicia reanalizar su decisión o al Congreso actuar para derogar la amnistía. Se espera que las fuerzas armadas ejerzan toda su influencia para resistirse.

"El demorado proceso de justicia transicional en Brasil recién comienza. Pero ahora tenemos los datos concretos para que haya una revisión de las posiciones en los poderes Judicial y Legislativo y se actúe en consecuencia", destacó a LA NACION Eugenia Gonzaga, presidenta de la Comisión Especial sobre Muertos y Desaparecidos Políticos, que hasta ahora había recuperado 31 cuerpos, y gracias al trabajo de la CNV se hallaron dos más.

La recepción del informe conmovió especialmente a Dilma, que en su juventud, cuando participaba de la guerrilla, fue detenida, torturada y encerrada por casi tres años. Emocionada hasta las lágrimas, con la voz entrecortada, la presidenta, bajo cuya iniciativa se creó la CNV en 2011, resaltó el valor de la recuperación de la memoria histórica y llamó a no buscar revancha.

"Brasil merecía la verdad; las nuevas generaciones merecían la verdad, y principalmente aquellos que perdieron a sus seres queridos, que continúan sufriendo como si ellos muriesen de nuevo cada día", dijo antes de quebrarse en llanto.

"Que este informe nos permita reafirmar la absoluta aversión que debemos tener al autoritarismo y a las dictaduras de cualquier especie. Que el informe contribuya para que los fantasmas de un pasado doloroso y triste no puedan más esconderse -agregó ya recompuesta-. La verdad no debe ser un revanchismo, no debe ser motivo para el odio. La verdad significa por encima de todo la oportunidad de lograr un encuentro con nosotros mismos y nuestra historia."

El informe está dividido en tres volúmenes: uno detalla las prácticas violentas de los agentes del Estado e identifica a 377 de ellos -141 militares y 114 civiles-; otro explica las investigaciones temáticas que la CNV hizo durante sus dos años y siete meses de trabajo, así como especifica sus recomendaciones para el futuro, y finalmente en el último apartado se ofrece un perfil de las víctimas confirmadas, 224 muertos y 210 desaparecidos.

El documento propone que se prohíban las celebraciones oficiales que aún conmemoran el golpe de 1964; que se incluyan temas sobre democracia y derechos humanos en las academias militares y policiales; que se acabe con la policía militar y se la unifique con la policía civil, y que se prosigan los esfuerzos para localizar los restos de los desaparecidos y crear un museo de la memoria en Brasilia.

Premian en la Argentina la labor de la CNV

  • La Cancillería entregará hoy el premio internacional Emilio Mignone de derechos humanos a la Comisión Nacional de la Verdad (CNV) de Brasil.
  • El acto tendrá lugar a las 9.30 en el salón Libertador del Palacio San Martín, ubicado en Arenales 761.
  • El objetivo principal de la CNV, creada en 2011, es investigar las violaciones a los Derechos Humanos cometidas entre 1946 y 1988 (período que incluye la última dictadura militar 1964-1985) y "obtener la información, datos y documentos de órganos y de cualquier entidad del poder público, aún cuando estuvieren clasificados bajo el rótulo de "secretos".
  • Dos miembros de la CNV, el académico Sergio Pinheiro y el abogado criminalista y político Jose Carlos Dias recibirán el premio.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?