La demanda y la falta de normas claras disparan los precios de los tests PCR