La popularidad de Bush, en baja