La presentación de su balance, otra polémica para la compañía