Joe Biden profesa una inusual religión para los presidentes de EE.UU.