Las marchas por la democracia en Hong Kong se convirtieron en “la revolución del paraguas”