Los chicos sirios tuvieron el peor año desde el comienzo de la guerra civil: 652 muertos en 2016

Unicef documentó que más de un tercio de las muertes fueron en escuelas o en sus proximidades; el conflicto ya se cobró más 320.000 vidas
(0)
14 de marzo de 2017  

Un chico sirio descansa en un pupitre de una escuela devastada en Idlib
Un chico sirio descansa en un pupitre de una escuela devastada en Idlib Fuente: AP - Crédito: Unicef

ROMA.- Unicef , el organismo de las Naciones Unidas para la protección de la infancia, estimó que el año pasado murieron por lo menos 652 chicos a causa de la guerra en Siria, el peor desde el inicio del conflicto en 2011.

No hubo una disminución de ataques a escuelas, hospitales, parques infantiles, parques y viviendas el año pasado, mientras el gobierno sirio, sus adversarios y los aliados de ambas partes muestran un insensible desdén por las leyes de guerra.

El organismo reveló que por lo menos 255 fueron asesinados en una escuela o cerca de ella en 2016 y que 1,7 millones de menores no acuden a la escuela. Una de cada tres escuelas en Siria está inutilizable, algunas debido a que grupos armados las tienen ocupadas. Adicionalmente, 2,3 millones de chicos sirios son refugiados en otras partes de Medio Oriente.

Las cifras se conocieron dos días antes del sexto aniversario de la insurrección popular que se convirtió en guerra civil. Posteriormente, el conflicto permitió la irrupción del grupo jihadista Estado Islámico (EI), que penetró en territorio sirio desde Irak.

Los chicos estuvieron entre las primeras víctimas de las brutales medidas de fuerza del gobierno de Bashar al-Assad. El 15 de marzo de 2011, residentes en la ciudad de Dara, en el sur del país, marcharon exigiendo la liberación de estudiantes adolescentes que fueron arrestados por escribir mensajes contra el gobierno en los muros de sus escuelas. Fueron torturados cuando estuvieron detenidos.

Otra de las violaciones cometidas contra los menores en Siria es su reclutamiento por parte de grupos armados, especialmente la rama local de la red Al-Qaeda y EI: en 2016, más de 850 fueron alistados en organizaciones armadas para luchar en el conflicto, el doble que en 2015.

Unicef apuntó que los menores son empleados para luchar directamente en los frentes de guerra y participan cada vez más en actividades de combate, e incluso, en ocasiones, actúan como verdugos, suicidas y guardias de centros de detención.

"La magnitud del sufrimiento no tiene precedente. Millones de chicos sirios son víctimas de ataques a diario, sus vidas han dado un vuelco", subrayó el director regional de Unicef en Medio Oriente y Norte de África, Geert Cappelaere, desde la central provincia siria de Homs.

En este contexto, el Observatorio Sirio de los Derechos Humanos, que sigue el conflicto desde Gran Bretaña, informó ayer que la guerra civil en Siria dejó unos 465.000 muertos y desaparecidos.

El observatorio afirmó que documentó la muerte de más de 321.000 personas desde el inicio de la guerra y que más de 145.000 fueron reportadas como desaparecidas. Entre los muertos figuran más de 96.000 civiles, sostuvo la ONG, que usa una red de contactos en el país para mantener una cuenta de víctimas mortales desde el inicio del conflicto.

La entidad dijo que fuerzas gubernamentales y sus aliados mataron a más de 83.500 civiles, de los cuales más de 27.500 murieron en ataques aéreos y 14.600 por torturas en prisión.

Los bombardeos de los grupos rebeldes causaron la muerte de más de 7000 civiles, según el Observatorio.

El grupo jihadista Estado Islámico provocó la muerte de más de 3700 civiles, otros 920 perdieron la vida por ataques aéreos de la coalición liderada por Estados Unidos, y Turquía, que respalda a rebeldes en el norte de Siria, mató a más de 500 civiles, agregó.

Tanto el gobierno de Siria como Rusia niegan que hayan incurrido en ataques a civiles o que usen la tortura o las ejecuciones extrajudiciales. La mayoría de los grupos rebeldes y Turquía también niegan que ataquen a civiles.

En otro orden, las facciones rebeldes sirias anunciaron ayer que no participarán en el nuevo ciclo de conversaciones de paz previsto para hoy y mañana en Astaná con responsables del gobierno sirio.

"Los grupos rebeldes decidieron no participar en Astaná", afirmó Osama Abu Zeid, vocero de los rebeldes, que justificó el boicot por "promesas incumplidas en relación con el cese de las hostilidades" en Siria, donde se decretó un alto el fuego en diciembre por iniciativa de Moscú y Ankara.

Las conversaciones de paz en la capital de Kazakhstán fueron organizadas por Rusia e Irán, principales aliados del gobierno de Bashar al-Assad, y Turquía, que respalda a los grupos rebeldes.

Los muertos en guerras icónicas

94.500

Afganistán

Es la cifra de muertes de civiles, talibanes y aliados desde octubre de 2001

268.000

Irak

La invasión norteamericana de 2003 cedió luego a una lucha étnica entre sunnitas y chiitas

321.000

Siria

Las protestas contra Bashar al-Assad en 2011 desembocaron en una guerra civil

Agencias AFP, AP y Reuters

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.