Milingo le pidió disculpas a la Iglesia "por el gran dolor causado"

El arzobispo africano le envió una carta al Papa Juan Pablo II
El arzobispo africano le envió una carta al Papa Juan Pablo II
(0)
31 de agosto de 2001  • 16:41

VATICANO.- El arzobispo africano Emmanuel Milingo pidió perdón al Papa en una carta personal, hecha pública hoy por el Vaticano, en la que se lamenta del "gran dolor causado a la Iglesia Católica" por su escandalosa boda con la médico coreana María Sung por el rito de la secta Moon.

La carta lleva fecha del 25 de agosto, cuatro días antes de que Sung aceptara el rechazo de su esposo y el fin de un rocambolesco matrimonio, que se convirtió en una dura batalla mediática entre el Vaticano y la secta Moon.

En su misiva, Milingo señala: "mientras le digo gracias, Santo Padre, me doy cuenta de que estas breves y simples gracias es muy poco".

Después, rememora su audiencia con Juan Pablo II, el pasado 6 de agosto, en la que renunció a su matrimonio y reafirmó su fidelidad a la Iglesia católica y se compara con la pecadora de la Biblia que besó los pies de Jesús para obtener su perdón y con el hijo pródigo que vuelve al redil.

En el encuentro decisivo con su esposa el pasado día 29, Milingo le reiteró que su compromiso con la Iglesia católica no le permite estar casado, pero que continuaría amándola "como una hermana".

María Sung, médico coreana de 43 años, aceptó las explicaciones del prelado y prometió "apoyarle en su misión y vivir sola para siempre", a la espera de reunirse con él "en el más allá".

La pareja había contraído matrimonio en mayo de este año por el rito de la secta Moon en Nueva York, en una boda que había creado gran embarazo en la Santa Sede y había supuesto la amenaza de excomunión para el prelado "rebelde".

Milingo, de 71 años, arzobispo emérito de Lusaka, ya había tenido problemas con la jerarquía eclesiástica por sus actividades como exorcista, curandero y cantante, y por su visión "demasiado africana" del culto religioso.

Fuente: EFE

MÁS leídas ahora

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.