Para las coronas británica y noruega, un mal balance: sufrieron su annus horribilis

Gran Bretaña. Muchos creen que este año, marcado por turbulencias familiares y políticas, podría quedar en la historia como el annus horribilis bis de la reina Isabel II
Gran Bretaña. Muchos creen que este año, marcado por turbulencias familiares y políticas, podría quedar en la historia como el annus horribilis bis de la reina Isabel II
Mientras las turbulencias familiares y el escándalo de Andrés afectaron a Isabel, el suicidio de Ari Behn generó conmoción
Luisa Corradini
(0)
29 de diciembre de 2019  

PARÍS.- Como la mayoría de los mortales, las monarquías europeas también utilizan esta última semana del año para hacer el balance de lo bueno y lo complicado que tuvieron que enfrentar durante esos 12 meses. Entre todas ellas, y parafraseando a la reina Isabel II de Inglaterra, hubo dos coronas que conocieron un annus horribilis en 2019: las casas reales de Gran Bretaña y Noruega.

"1992 no es un año que recordaré con gran placer", había declarado la soberana británica en aquel momento, durante el discurso de sus 40 años de ascensión al trono. Y 27 años después, muchos creen que 2019, marcado por incesantes turbulencias familiares y políticas, podría quedar en la historia como el annus horribilis bis de la reina Isabel.

Para la soberana de 93 años, 2019 comenzó con un accidente de auto de su marido, el príncipe Felipe, que lo termina con cuatro días de hospitalización. Al mismo tiempo, su hijo favorito, el príncipe Andrés, se encuentra implicado en un escándalo sexual, mientras su nieto Harry expuso públicamente sus estados de ánimo provocados por la presión mediática.

"Pequeños pasos dados con convicción y esperanza pueden permitir superar viejas diferencias y profundas divisiones, aportando armonía y comprensión", señaló este año Isabel II en su discurso del 25 de diciembre. Impecablemente maquillada, luciendo un vestido azul rey realzado con un espectacular zafiro montado en broche, la monarca fue grabada por la televisión en su despacho de Buckingham, rodeada de numerosas fotos de familia, entre las cuales faltaba la de Harry y su esposa, Meghan Markle.

El llamado de la soberana a la reconciliación se produce cuando Gran Bretaña se prepara a dar un cambio histórico a su destino, con la salida de la Unión Europea (UE), programada para el 31 de enero próximo, después de tres años y medio de caos político.

Para los especialistas de la realeza, pocas veces la monarquía británica se vio tan jaqueada desde la muerte de la princesa Diana, hace más de 20 años. El episodio más grave es sin duda la antigua amistad del príncipe Andrés con el financista norteamericano Jeffrey Epstein, que se suicidó en prisión, acusado de haber explotado sexualmente a menores durante años.

Noruega. La princesa Martha Louise y la casa real sufrieron por el impacto del suicidio de su exmarido y padre de sus tres hijas, Ari Behn, un conocido escritor de 47 años
Noruega. La princesa Martha Louise y la casa real sufrieron por el impacto del suicidio de su exmarido y padre de sus tres hijas, Ari Behn, un conocido escritor de 47 años

El segundo hijo de la reina también es acusado por una de esas mujeres de haber mantenido relaciones sexuales, mientras ella se hallaba bajo el control de Epstein. Andrés intentó defenderse, negando enfáticamente durante una entrevista con la cadena británica BBC. Pero el resultado fue juzgado "catastrófico" por toda la prensa, lo que obligó a Isabel II a retirar a su hijo de la vida pública.

La familia real también debió hacer frente a las críticas contra Meghan Markle. Una situación que decidió al príncipe Harry a denunciar ante la Justicia a varios periódicos, acusándolos de "perseguir" a la exactriz norteamericana, como lo habían hecho con su madre, la princesa Diana.

Pero Harry también tomó la intrépida decisión de relatar en un documental las dificultades de la vida pública, provocando la indignación del resto de la familia real. Como consecuencia, la pareja y su primer hijo, Archie, tomaron varias semanas de vacaciones lejos de Londres y -hecho insólito- pasaron la Navidad en Canadá, lejos de los Windsor.

A los 98 años, muy debilitado, el príncipe Felipe estuvo hospitalizado durante cuatro días antes de la Navidad debido a "problemas preexistentes". El esposo de la reina, conocido por su impetuoso carácter, tuvo que renunciar a conducir en enero pasado después de haber provocado un accidente, del que salió afortunadamente indemne.

Tristeza

Este fin de año no fue mucho mejor para la casa real de Noruega, sacudida por un drama familiar en pleno festejo navideño. Ari Behn, conocido escritor de 47 años, exmarido de la princesa Martha Louise y padre de sus tres hijas, se suicidó el miércoles pasado, 25 de diciembre.

"Es con gran tristeza que la reina y yo mismo nos enteramos de la muerte de Ari Behn. Fue parte de nuestra familia durante muchos años y conservamos de él recuerdos afectuosos y cálidos", declararon en un comunicado los reyes Harald V de Noruega y su esposa, Sonia.

Martha Louise, de 48 años, que provocó estupor hace unos meses clamando públicamente su amor por un chamán llamado Durek, no hizo hasta ahora alusión al drama. Y probablemente guarde silencio para no reavivar la controversia que ella misma provocó al afirmar que es capaz de comunicarse con los ángeles y los difuntos cuando fundó una escuela que dispensa ese tipo de enseñanza en su país.

Casado entre 2002 y 2017 con la hija de los soberanos de Noruega, padre de Maud Angélica (16 años), Leah Isadora (14) y Emma Tallulah (11), Ari no era, sin embargo, el yerno real preferido de los noruegos. Sujeto a periódicos cuadros de depresión, fue protagonista de varios episodios escandalosos. Poco antes de ser pronunciado el divorcio, un video lo mostró -por ejemplo- drogándose en Las Vegas, rodeado por un grupo de prostitutas.

En 2017, su nombre volvió a ocupar las portadas de la prensa cuando acusó al actor Kevin Spacey, en plena tormenta de denuncias por agresión sexual, de haberle hecho explícitos avances durante una fiesta posterior a la ceremonia de entrega del Premio Nobel de la Paz en 2007.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.