Represión en Hong Kong tras las masivas marchas por la democracia

La policía cargó contra los manifestantes que ocuparon las inmediaciones de la sede del gobierno; los estudiantes exigen elecciones por sufragio universal sin restricciones
(0)
29 de septiembre de 2014  

HONG KONG.- Ante la magnitud que cobraron las protestas en Hong Kong a favor de la democracia, la policía decidió reprimir ayer a los manifestantes congregados en las inmediaciones de la sede del gobierno, tras una multitudinaria marcha celebrada anteayer para exigir a Pekín elecciones libres en la ex colonia británica.

Los choques entre policías y manifestantes arrojaron un saldo de por lo menos 30 heridos, cuatro de ellos policías, según las autoridades de Hong Kong, cuyo gobierno goza de un alto grado de autonomía desde que pasó a manos chinas, en 1997.

La carga policial con gases lacrimógenos y gas pimienta -algo muy poco habitual en Hong Kong- generó momentos de caos en las zonas adyacentes a la sede del gobierno local, en los barrios de Central y Admiralty.

Los dirigentes del denominado movimiento Occupy Central anunciaron que iniciarían una campaña de desobediencia civil contra la reforma electoral diseñada por el régimen de Xi Jinping.

Tras la estampida por la carga policial, muchos manifestantes retornaron poco después a las zonas calientes de la protesta. Según el diario South China Morning Post, la acción de la policía generó que muchos ciudadanos se unieran a las protestas a favor de la democracia.

"Queremos democracia real" o "Vergüenza" (por la actitud policial) fueron algunas de las consignas repetidas por los manifestantes, muchos de ellos equipados con máscaras de protección antigás y paraguas.

"Los manifestantes nos comportamos de manera pacífica y la violencia ejercida por la policía fue totalmente desproporcionada, cruel", dijo Decily Lui, una empleada de 30 años que se sumó a las protestas. "Los manifestantes sólo estaban sentados en la avenida y pedían hablar con [el gobernante de Hong Kong] Leung Chun-ying para comenzar un diálogo. Después de la represión, la policía no logró resolver nada y los estudiantes están más determinados a permanecer en el lugar", agregó.

Después de que recurriera al gas lacrimógeno, la policía emitió un comunicado en el que exhortó a los manifestantes a que se retiraran "pacífica y ordenadamente". "De lo contrario, se aplicará un nivel de fuerza más alto para restaurar el orden público y salvaguardar la seguridad pública", agregó.

Las autoridades de Hong Kong hicieron llamamientos a la calma y pidieron a los manifestantes que pusieran fin a la "concentración ilegal". En una conferencia de prensa, Leung, jefe ejecutivo de la ciudad, instó a los líderes de la protesta a que depusieran su actitud.

La policía detuvo a 78 personas desde la noche del viernes, cuando comenzaron los primeros disturbios, aunque la mayoría de los detenidos fueron puestos en libertad al cabo de unas horas. Es el caso del joven dirigente estudiantil Joshua Wong, de 17 años, liberado ayer tras haber sido arrestado el sábado.

Las protestas del fin de semana fueron la culminación de una semana de huelgas de estudiantes universitarios y de secundaria. La prensa oficial china apenas se hizo eco de las protestas, de las que sólo se limitó a señalar su carácter "minoritario" y el impacto "negativo" que tendrían en la economía de Hong Kong, una de las plazas financieras más importantes del mundo.

Uno de los principales grupos que demandan más libertad a Pekín es Occupy Central, un movimiento de desobediencia civil creado en enero de 2013, cuyo objetivo es paralizar la actividad en el distrito central, el corazón financiero y comercial de la ciudad. Los líderes del movimiento reclaman que el gobierno local y el nacional lleguen a un acuerdo para la instauración del sufragio universal sin restricciones en Hong Kong de cara a los comicios de 2017.

En junio pasado, Occupy Central organizó una consulta popular no oficial en la que unas 800.000 personas respaldaron la implantación del sufragio universal. La encuesta no fue reconocida por el gobierno de la ciudad. Pekín anunció el pasado 31 de agosto que no permitirá una elección abierta del próximo gobernante de Hong Kong en los comicios de 2017. La elección se hará entre dos o tres candidatos que necesitarán el respaldo previo de un comité consultivo.

China asumió el control de Hong Kong que le transfirió Gran Bretaña en 1997, y aplica en la isla la política de "un país, dos sistemas" que permite a este territorio-ciudad un alto grado de decisión sobre sus asuntos y conservar libertades civiles desconocidas en el suelo continental.

Las autoridades de Pekín prometieron entonces que el gobernante local sería elegido mediante el sufragio universal, aunque no especificaron si esa fórmula tendría algún tipo de restricción.

Agencias AP, AFP, EFE y Reuters

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.