Tras 12 años en el frente, a los soldados de EE.UU. les cuesta encontrar su lugar