El escenario. Tras el shock, una idea extrema: cómo hacer para abortar el Brexit