Un adelanto de la Navidad, el plan de Maduro para sofocar el descontento