Un óleo de Picasso se convirtió en el segundo cuadro más caro

"Dora Maar con gato" fue vendido ayer en US$ 95.216.000
Loreley Gaffoglio
(0)
4 de mayo de 2006  

El malagueño Pablo Picasso volvió a revolucionar anoche el mercado de arte mundial cuando un óleo suyo se transformó en el segundo cuadro más caro de la historia.

El monumental retrato "Dora Maar con gato", de 1941, se vendió anoche en la subasta de primavera (boreal) de Sotheby´s, en Nueva York, en la astronómica cifra de 95.216.000 dólares, incluido el 12% de comisión e impuestos, según informó un vocero de Sotheby´s en diálogo telefónico con LA NACION.

La altísima cotización, que la casa rematadora había estimado superaría apenas los 50 millones de dólares, reafirmó al genio malagueño como el artista más caro del planeta. Dos de sus cuadros ocupan ahora el primer y el segundo puesto en el ranking de obras más caras.

En noviembre de 2004, "Muchacho con pipa", pintado por Picasso en 1905, rompió todos los récords al venderse en 104,1 millones de dólares. El holandés Vincent van Gogh, con su retrato del Doctor Gachet, de 1890, descendió, así, a la tercera posición entre los lienzos más cotizados.

Si bien no trascendió el nombre del comprador, al cierre de esta edición un representante de Sotheby´s en la Argentina informó que la oferta se había realizado de manera telefónica y anónima.

El lienzo, de un colorido fabuloso, de 130 por 94 centímetros, muestra a la musa y amante de Picasso, la artista Dora Maar, sentada en una silla; su colorida impronta pictórica representa una síntesis exquisita y ecléctica de la pincelada impresionista, fauvista, surrealista y modernista, según los expertos.

Espectacular representación de su amante, el cuadro también resume la sintonía intelectual y política de ambos artistas, cuya relación estuvo signada tanto por la pasión como por los tormentos.

Maar compartió con Picasso no sólo su visión del arte sino también sus creencias políticas. Ella lo asistió en la ejecución del "Guernica" y documentó con sus fotografías el work in progress de ese lienzo. Su influencia en el malagueño se tradujo "en uno de los más poderosos y atrevidos retratos que Picasso produjo en sus 75 años de faena artística", afirmó Charles Moffet, vicepresidente de Sotheby´s.

Y comentó que la obra más destacada del pintor malagueño es la del período entre "1930 y 1940, cuando el arte de Picasso abrevó en el drama de una era que Dora Maar llegó a personificar".

El luminoso óleo fue pintado en Francia en 1941, en el comienzo de la II Guerra Mundial, justo cuando la relación de ambos alcanzaba su clímax. Hacía 40 años que el retrato no se exhibía públicamente.

MÁS leídas ahora

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.