Opinión. Un pontífice que con algunas acciones obvias se ganó el corazón del mundo