Almodóvar, premiado: "Mi cine es una reacción a lo que viví en la infancia"

Pedro Almodóvar recibió el León de Oro a la trayectoria en el Festival de Venecia
Pedro Almodóvar recibió el León de Oro a la trayectoria en el Festival de Venecia Fuente: AFP - Crédito: Alberto Pizzoli
Elisabetta Piqué
(0)
29 de agosto de 2019  • 09:34

VENECIA.- Hoy fue el gran día de Pedro Almodóvar, que recibió el León de Oro a la Carrera como "un acto de justicia poética". El genial cineasta manchego, que cumplirá en breve 70 años, en una conferencia de prensa recordó, en efecto, que hace 31 años, en 1988, presentó aquí Mujeres al borde de un ataque de nervios. Una película que fue furor y cautivó a todos, considerada la mejor por el director del jurado de entonces, Sergio Leone -como Almodóvar reveló que le dijo el propio Leone- pero que no se llevó el León de Oro por ese prejuicio de que una comedia no podía ganar el máximo galardón de la Mostra, sino un film "serio".

"No es un reproche a Leone", dijo el cineasta, riendo, que destacó la importancia que para él siempre tuvo, de todos modos, el Festival de Venecia. "Mi bautismo a nivel internacional fue aquí en 1983 con Entre tinieblas. Entonces era un director muy joven y el mero hecho de venir al festival me parecía milagroso", evocó. Detalló que al director de entonces, Gianliugi Rondi, el film le parecía muy obsceno. "Los problemas trascendieron a la prensa y fue imposible sacarla de la selección y eso generó empatía. Es un muy buen recuerdo aquel", dijo.

Trailer de Dolor y gloria - Fuente: YouTube

01:42
Video

De camisa floreada y saco, en una conferencia de prensa Almodóvar definió "una gran fiesta" cuando volvió en 1988 a la Mostra con Mujeres al borde de un ataque de nervios. "La rueda de prensa fue como si estuviéramos en el teatro, todos se reían. Ganamos el premio a mejor guión y recuerdo entrevistas, fiestas, las actrices de la película que eran maravillosas y reflejaban una imagen de España ultramoderna, de la que yo estaba muy orgulloso". "Por eso el León a la carrera es un premio importantísimo y tratándose de Venecia, donde nací como director es una emoción muy especial. Y el tiempo, tengo que agradecerle. Me da la razón", agregó, al revelar la anécdota de Sergio Leone le dijo entonces de que se trataba de "la mejor" película de esa edición. "Siento que 31 años después me dan el León de Oro, por una película de 1988. Es un acto de justicia poética".

Almodóvar destacó como, cuando empezó a filmar, quedó fascinado con el cambio que se estaba dando en España, apenas salida de 40 años de dictadura franquista. "Para mí cuando comencé el gran nutriente era la calle, la gente joven y la noche madrileña, interminable, divertida, diversa. Me formé en ese momento, en esa universidad", evocó.

Escena de Mujeres al borde de un ataque de nervios - Fuente: YouTube

02:30
Video

Ante una pregunta sobre el uso del color -crucial- en sus películas, Almodóvar reveló que demuestra su nostalgia por las cintas en technicolor, que tenían colores muy vibrantes debido a una cuestión química, a como se revelaban los negativos. "Siempre he buscado el technicolor de las películas de mi infancia. Y supongo que también hay una reacción en contra del lugar en el que nací: nací en La Mancha, un país extremadamente conservador y casi calvinista. Se veía muy poco color, es región muy árida. Después encontré esa aridez bellísima, pero era lo contrario a lo que sentía. La Mancha es un lugar muy severo. Mi cine era una reacción a lo que viví en mi infancia", explicó. "Yo no recuerdo haber visto nunca el color rojo en mi infancia, recuerdo el negro de las mujeres llevando luto durante décadas", agregó.

Trailer de Entre tinieblas - Fuente: YouTube

01:04
Video

"Admiro muchísimo la escuela de interpretación argentina"

En su encuentro con la prensa, preguntado por su añeja colaboración con directores y actores argentinos, Almodóvar tuvo palabras de elogio para el país. "Admiro muchísimo la escuela de interpretación argentina, es una de las mejores. Soy un gran admirador de los actores argentinos", afirmó, al subrayar también el buen trabajo que logró realizar con productores y guionistas argentinos.

"Desde que vi La ciénaga, de Lucrecia Martel, llamé a mi hermano Agustín porque me había parecido una película maravillosa y le dije 'vamos a seguir a esta mujer', y así trabajamos con ella en su segunda, tercera y cuarta película", dijo. "Con Damian Szifron fue lo mismo, encontramos guiones muy buenos. Y así se hizo muy viable que los proyectos se hicieran en coproducción", agregó, al definir "un placer" trabajar junto a artistas argentinos.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.