Cine. Cuando la lógica queda arrinconada