Deslucido homenaje a Luis Buñuel

(0)
29 de abril de 2004  

"Buñuel y la mesa del rey Salomón" (España/2001). Dirección: Carlos Saura. Con El Gran Wyoming, Pere Arquillué, Ernesto Alterio, Adrián Collado y otros. Guión: Carlos Saura y Agustín Sánchez Vidal. Fotografía: José Luis López Linares. Música: Roque Baños. Presentada en DVD por CDI Films. Duración: 105 minutos. Calificación: apta para todo público.

Nuestra opinión: regular

Luis Buñuel, según Carlos Saura en este film, se transforma en un personaje de nuestra época que, con ojos entrecerrados y memoria algo confusa, comienza a ver una película que le hubiese gustado rodar en Toledo al lado de sus amigos Salvador Dalí y Federico García Lorca. Del presente al pasado, Buñuel imagina una fantástica aventura en la que los tres se sumergen en la búsqueda de la mesa del rey Salomón, tesoro milenario disputado durante siglos por cristianos, musulmanes y judíos.

En ese cada vez más esforzado peregrinar por calles, catacumbas, casas de anticuarios y sombríos salones, Buñuel, Dalí y García Lorca van descubriendo los secretos de esa mesa que, mucho más que una invaluable reliquia, será en definitiva el espejo de sus destinos. No hay duda de que Saura ejercitó una vuelta de timón de su primera etapa como realizador, la más rica e inquietante, para hacer de sus entramados, con títulos como "Tango", "Goya en Burdeos", "Carmen" o "Bodas de sangre", un cine que decodifique más a través de lo visual que de lo emotivo. En "Buñuel y la mesa del rey Salomón" continúa por esta línea, y el relato que tiene al célebre cineasta de "El perro andaluz" como protagonista pierde, dominado por una casi fantasmagórica escenografía, por una música rutilante y por esos personajes con poca consistencia dramática, gran parte de la melancolía y de la ternura con que, supuestamente, Saura decidió amparar al relato.

La idea de Saura de rendir homenaje a su amigo y paisano Buñuel era, indudablemente, muy tentadora. Pero la recordación que pretendía su realizador quedó convertida, apenas, en una pretenciosa trama que se acerca más a la monotonía que a la calidez. Así, con el solo apoyo de una excelente fotografía de José Luis López Linares y con un elenco que lucha denodadamente para hacer creíbles a sus personajes, Saura perdió la oportunidad de recordar a tres figuras tan importantes del arte español.

"Buñuel...", que llega muy tarde a la pantalla grande (en 2003 se vio por canales de cable), no se inscribe en lo mejor de Saura, que se deja tentar más por la espectacularidad de sus puestas que por la fuerza de sus relatos.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.