‘El vicepresidente’: Christian Bale se transforma en el peor villano de la era Bush

La película de Adam McKay sobre Dick Cheney es una de las nominadas a Mejor Película para los próximos Oscar

02:07
Video
Peter Travers
(0)
24 de enero de 2019  • 15:46

‘El vicepresidente’

Christian Bale, Amy Adams. Dirigida por Adam McKay/Tres estrellas y media

El retrato de Adam McKay sobre el ascenso de Dick Cheney a la vicepresidencia de la era Bush está destinado a la polarización. El director tira granadas hacia todas las direcciones. Molestará a la izquierda, que sabe que Cheney es un maldito y quiere que la película lo haga polvo, y enojará a la derecha, porque McKay nos muestra que los Estados Unidos que hicieron al loco Dick también ayudaron a producir al payaso que hoy ocupa la Casa Blanca. Entonces, ¿a quién le habla El vicepresidente? A veces la película parece no tenerlo claro, pero McKay –quien ganó un Oscar al Mejor Guión Adaptado por La gran apuesta– da en el blanco cuando nos arroja al lugar donde lo político y lo personal se chocan.

Incluso enterrado en capas de látex, con 20 kilos de peso extra y un monotono implacable, Bale encuentra la esencia conflictiva de Cheney a lo largo de cuatro décadas de historia turbulenta, hasta ser el vicepresidente más poderoso de la historia moderna de Estados Unidos y un oportunista que usó el 11 de septiembre para aumentar los temores sociales y gobernar en las sombras como el titiritero de Bush. En definitiva, un villano que merece ser expuesto a la luz.

ADEMÁS

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.