Globos de Oro 2018: en la alfombra roja, todo se tiñó de negro