Cine. En Trolls hay guiños que pueden dañar la emoción