Historias para ser recordadas

Presos del franquismo y gente común en tiempos de Mao, las propuestas de ayer
Claudio Minghetti
(0)
22 de septiembre de 2011  

SAN SEBASTIAN.– Mientras se esperan con ansiedad las funciones de la mañana de hoy, que inician el que puede ser el gran día argentino, con el pase de Los Marziano en la competencia oficial –con la presencia de Guillermo Francella y Mercedes Morán (recién llegados) y de Arturo Puig y la directora Ana Katz, que están aquí desde el inicio del festival– y de Las acacias en Horizontes Latinos, el público pudo disfrutar nuevas propuestas en competencia, dos de las cuales tienen que ver con temas que de diferente forma se atreven con lo político.

La Televisión Española, en este caso la vasca, estrenó anteayer el primero de los dos episodios de El precio de la libertad, un telefilm que recrea la historia política del vasco Mario Onaindia, desde sus inicios en ETA, en la década del 60, hasta su exilio en Bélgica, tras su estadía en el penal de Burgos, donde en el proceso que lleva el nombre de la localidad fue condenado a muerte, pena que le fue conmutada a perpetua y luego a doce años, en la transición hasta que fue "extrañado" (desterrado) en 1977.

Mientras tanto, en la gran sala del Kusaal se vio La voz dormida, del español Benito Zambrano, hombre de larga experiencia en la televisión que aquí adapta una exitosa novela de Dulce Chacon.

Se trata de la historia de una humilde joven cordobesa que llega a Madrid poco después del triunfo franquista en la Guerra Civil con la idea de ayudar a su hermana mayor que, embarazada, espera juicio y condena, seguramente la pena de muerte, por haber pertenecido al bando republicano, igual que su novio, aunque él logró escapar y está prófugo. Zambrano alterna la historia de la recién llegada y la de su hermana reclusa, cada vez más duras (impecables María León e Inma Cuesta), como el resto de esas mujeres sometidas a vejámenes y tormentos de todo tipo por militares y religiosas del régi-men. Como en Las trece rosas , de Emilio Martínez Lázaro, sobre los fusilamientos de adolescentes en aquellos mismos años, y con el relato de Chacon como fuente de inspiración, Zambrano consigue no sólo la más lograda película sobre el tema vista en mucho tiempo, sino la más cruda y realista. El tenso silencio durante la proyección, el sostenido aplauso al término de las funciones y las lágrimas en los ojos de algunos espectadores, en especial los más veteranos, son indicadores de la buena recepción que tuvo el film.

EN TIEMPOS DE MAO

Desde el punto de vista de un niño, el cineasta chino Wang Xiaoshuai cuenta en 11 flores , la historia de una familia de un pequeño pueblo y la relación de su vida cotidiana y su destino con las reglas impuestas por Mao Tse-Tung, en el último tramo de lo que se conoció como Revolución Cultural. Gracias a una cámara principalmente preocupada por el retrato humano, Xiaoshuai revela la opresión que él mismo vivió durante su niñez, ya que confesó aquí que el film está inspirado en su experiencia personal. El cruce del pequeño con un asesino que escapa de la policía y las posteriores derivaciones de este hecho enriquecen la mirada sobre aquellos tiempos, pero no logran superar la categoría de film correcto, insuficiente para recortarse con claridad dentro de la oferta ansiosa por llevarse algún premio, al menos en cantidad, importante.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.