El personaje de la noche. Kathryn Bigelow y un triunfo histórico