‘Soledad’: Retrato de un mito anarco

Vera Spinetta se transforma para su primer protagónico
Vera Spinetta se transforma para su primer protagónico Crédito: Franco Otero
Diego Brodersen
(0)
20 de septiembre de 2018  • 10:31

‘Soledad’

Vera Spinetta, Giulio Corso, Fabiana García Lago. Dirigida por Agustina Macri - Tres estrellas

Inevitablemente, para una parte de la prensa será "la película de la hija de Macri y la hija de Spinetta". Pero más allá de ese mote automático Soledad tiene en oferta otros nombres de fuste. Basada libremente en el libro Amor y anarquía, de Martín Caparrós, el film narra en términos estrictamente ficcionales la historia real de María Soledad Rosas, una joven argentina de clase media que, a fines de los años 90, devino anarquista y okupa profesional durante unas vacaciones europeas con destino final en Turín.

Hablada en gran medida, como corresponde, en idioma italiano, Soledad se apoya en una estructura narrativa clásica: descubrimiento, apasionamiento, dubitación, dolor y entrega. Luego del suicidio de la joven durante un arresto domiciliario, el caso real se transformó en escándalo: los fiscales y jueces condenaron a tres jóvenes, entre ellos a Rosas, por atentados terroristas con los cuales nada tenían que ver. El guion de Macri y Paolo Logli utiliza ese dato de la realidad para transfigurar a la protagonista en personaje de película, más grande que la vida.

Más allá de algunos derrapes en la cadencia y armonía del relato y de los excesos dramáticos de los últimos tramos, Soledad logra transmitir algo del idealismo/romanticismo propio de ciertas edades y su choque frontal con las estructuras de un mundo que se niega enfáticamente a cambiar. En su primer papel protagónico, Vera Spinetta interpreta a la heroína con apropiada intensidad y su cabeza rapada la enlaza con otros famosos calvarios de la historia del cine.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.