Una directora para todos los gustos

Agnès Jaoui, la realizadora y protagonista del film que se estrena mañana, habla de su trabajo delante y detrás de cámara y de su carrera como cantante
Natalia Trzenko
(0)
9 de diciembre de 2009  

"Agathe es un poco autoritaria, un poco agresiva con los hombres, tiene un poco de miedo de que ellos quieran manejar su vida, pero al mismo tiempo ella es... Me gusta mucho cómo es, porque, claro, tiene mucho de mí", admite Agnès Jaoui, la guionista, directora y protagonista de Háblame de la lluvia (la película que presentará Alfa Films mañana en la cartelera local), desde París, hablando en un castellano empapado de francés y, sin embargo, perfectamente claro y conciso.

Realizadora de la maravillosa El gusto de los otros -gran éxito de taquilla en Francia y nominada al Oscar como mejor película extranjera y de la amarga e intimista Como una imagen , Jaoui crea personajes (junto a su pareja y también actor, Jean-Pierre Bacri) que respiran, existen de verdad, aunque en la ficción.

En el caso de Háblame de la lluvia, la acción gira en torno a la mencionada Agathe -interpretada, claro, por la propia Jaoui-, una feminista con aspiraciones políticas que regresa a su pueblo natal para poner en marcha su carrera además de asistir a su hermana Florence (Pascale Arbillot) en el embalaje de las cosas de su madre, recientemente fallecida. La vuelta de la hija pródiga también interesará a Michel Ronsard (Bacri), un despistado documentalista, y su discípulo Karim (Jamel Debbouze), hijo de la ama de llaves y antigua niñera de las hermanas.

La mirada de los otros

Con poco más de media docena de personajes, el dúo dinámico formado por Jaoui y Bacri logra contar una historia sencilla pero plena de temas importantes, tratados sin subrayados, con trazos livianamente profundos. Así, el lugar de la mujer en los espacios de poder, la rivalidad fraternal y las deudas sociales de la Francia colonial bajan de las letras de molde y la lista de los temas importantes para transformarse en la cotidianidad de este perfecto ensamble de personajes.

"Cada vez que una mujer tiene algo de poder, la gente dice de ella que es autoritaria. Porque incluso ahora, para alguna gente, no resulta natural que una mujer tenga poder. Por eso cada vez que se habla de feminismo incluso la gente que no se dice machista habla de mujeres autoritarias. Es por eso que me interesó poner ese tema en la película. Además, la situación en Francia es muy especial, porque aparentemente no podemos decir que haya un gran problema de machismo, y sin embargo en el Parlamento hay menos mujeres legisladoras que en Turquía", explica la directora, y continúa con el tema, uno de los tantos que la apasionan: "Cuando Ségolène Royal se postuló a la presidencia, no te podés imaginar lo que se decía. La preocupación de la gente era quién se iba a ocupar de sus hijos, algo increíble. Hay un miedo que se despierta, no sé muy bien a qué. A la mujer, supongo".

En Háblame de la lluvia, a la tensión entre géneros se suma el enrarecido clima entre un par de hermanas adultas cargando con las mochilas de sus infancias. La autosuficiente Agathe apenas tolera las quejas de la frustrada Florence, que no logra olvidar ni perdonar que su madre haya preferido siempre a la aparentemente fuerte Agathe. "La idea era mostrar que a veces es verdad que hay personas que realmente no recibieron el mismo amor de sus padres. Que eso puede provocar que tengan menos confianza en sí mismas. Es muy difícil, porque es muy doloroso admitir que teniendo los mismos padres un par de hermanos puedan recibir más o menos atención según el caso. Es una situación que provoca contradicciones", dice Jaoui, que parece experta en meterse de lleno pero sutilmente en tópicos tan complejos como los de los burgueses biempensantes y su relación con las personas que trabajan para ellos.

Por la puerta principal

Una de las escenas más reveladoras del film pone en el centro a Karim, que regresará a la casa donde su madre trabaja como empleada doméstica y vive desde siempre, pero esta vez como invitado. "Es la primera vez que entro por la puerta principal", dirá, más para sí que para el resto, y gracias a la expresividad de Debbouze ( Amelie ) mostrará con pocos gestos la rara posición de un hombre incómodo con su pasado e inseguro de su futuro.

"Es otro tema muy complicado, y nuestra intención era hablar de lo que queda de la colonización, porque en mi país es un tema que no tratamos mucho en las películas, pero que sin embargo todavía no está cerrado. Quedan muchos complejos, muchos resentimientos. En el film, el regreso de Karim es un momento importante en el que él ve cómo tratan a su madre, y aunque intenta dejar atrás el mundo de la servidumbre y las humillaciones lo cierto es que toda la situación lo vuelve a atrapar en ese espacio", detalla Jaoui, que tiene en Alain Resnais, quien la dirigió en Conozco la canción, el modelo de realizador a seguir.

"Hacía mucho tiempo que tenía imágenes en mi cabeza y que quería intentar dirigir, pero puedo decir que Resnais, en algún sentido, me ayudó mucho a decidirme, porque al trabajar con él vi a un hombre tan sencillo, tranquilo, suave, pero que al mismo tiempo sabía muy bien qué quería y por su misma forma de ser me inspiró para ponerme a trabajar en mis películas", cuenta la actriz, guionista, directora y cantante.

Sí, Jaoui también canta (ver recuadro), una verdadera artista completa que encara sus proyectos como un todo donde cada departamento creativo comienza con las ideas, esos temas que rondan su cabeza en forma de imágenes y sonidos, claro. "Ahora estoy escribiendo una nueva película y estoy viviendo el proceso de creación muy de cerca otra vez. Todos los elementos del film aparecen juntos, aunque si no tenemos temas no hay nada. La historia viene después", explica la realizadora, que a pesar de ser una de las más exitosas de su país no está exenta de las críticas, que en el caso de Háblame de la lluvia apuntaban al tono supuestamente humorístico del film.

"Esta vez quisimos hacer una película más cómica, porque el film anterior era más duro con los seres humanos en general. Como esta película tiene un tono más gracioso, alguna gente se sintió molesta, pero, aunque hay temas que no son para reírse, lo cierto es que no puedo dejar de creer en la humanidad", concluye Jaoui, especialista en crear personajes repletos de ella.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Espectaculos

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.