Opinión. Cuerpo y espíritu, corazón y cáscara